FacebookYouTubeGoogle MapsEmail

DSC_0048
 

El cante no se entiende: se vive. Como un árbol

arraigado en las piedras y pujando hacia el cielo

como el rumor del agua en la resaca y el

oscuro clamoreo de la vida y la muerte.

 

Fernando Quiñones, Retratos Violentos.

CyberChimps